martes, 20 de enero de 2015

Y los monos siguieron siendo monos, pudiendo dejar de serlo....

Año nuevo, renovamos mentes y reforzamos estados de animo, a reenforcarse!!.

En esta pretensión me animo a hacer una reflexión sobre cómo veo el "panorama" que dejamos atrás, usaré una metáfora, desde mi vivencia del 2014 y en especial para los que tienen que "soltar" permitiendo que otros "aprendan a asir sin ser ahogados". Con mis mejores deseos para aquel en quien resuene (para alguien quien ahora !POR FIN! se ha decidido a asir, para quien quiera o no tiene que soltar, y para todo aquel a quien remueva, con mi firme decisión que el 2015 nos mejore a todos).


Hay un vídeo que me trae a la memoria y al cuerpo (ese ojo interno que todos tenemos) un sin fin de historias a las que he asistido, ¿sabéis de qué vídeo estoy hablando?...




Ese plátano es algo mas que la comida necesaria para la subsistencia física del individuo o mono, ya que como individuos nos alimentamos no solo físicamente, también a nivel psíquico, social, empresarial...... (el hijo que quiere elegir una profesión, una sucesión en una empresa, un nuevo partido político que nace, un cambio en cualquier tipo de relación, una enfermedad.....) ¿y cuantas veces tiramos del compañero para que no llegue al plátano?, y eso que tenemos la necesidad, y la tenemos todos, de que ese racimo se alcance. Tengamos todos presente que es necesario alcanzarlo para que la manada siga subsistiendo.


Son tantos los nudos, ¿verdad?, las teclas aprendidas que nos hacen "adoctrinar" a otros en relación a "como se deben hacer las cosas", esto es, "tal y como el pasado nos ha enseñado a hacerlas que nos sirvió" (a golpe de cántaro, "cómo no iba a ser"), que castramos iniciativas, desalentamos sueños, impedimos cambios de procedimientos.... evitando en ocasiones "un siempre imaginado daño innecesario" al emprendedor en nuestro afán de ahorrarle disgustos, o cuidándonos en otras del éxito de un compañero en nuestro afán imaginario de evitarnos disgustos, que caemos en la "típica solución" de no dejar ni a mal ni a bien que esa escalera sea subida, el regocijo aprendido de dejar las cosas como están, "mas vale malo conocido".....y sin embargo, la necesidad de que alguien suba existe, y de que quien/es suban tengan valores que le lleven a una actuación en pro de la subsistencia de la manada, es decir, que le encaminen a marcarse un resultado, la subsistencia de sus congéneres y del proyecto, en el ejercicio del poder que le otorga el estar allí arriba "repartiendo los plátanos", y nuestra evolución como especie nos ha enseñado que el resultado buscado, esa subsistencia social a su vez es una subjetividad individual que hay que tener la capacidad empatica de ver y la voluntad de proporcionar.


La solución es tan sencilla, que sigo sin entender cómo sigue sin suceder en la mayoría de los casos. Daros cuenta, ¿que sucede cuando se impide subir la escalera?, ¿cuales son los valores de la persona que tiene un primer impulso porque se siente llamado en su interior a subir, cuando es pura esencia?, ¿cual es su enfoque?....y después de la actuación sobre él del resto de la manada...... tantas inútiles agresiones...... ¿cual es su valor después de sufrir esa situación?, ¿en dónde tiene ahora el enfoque?.... y en el mejor de los casos, hasta sube dividiendo su atención entre el plátano y evitar la agresión de los congéneres....y entonces, ¿de que le sirve al grupo que su lider aprenda a subir de esa manera?, ¿les estamos enseñando a nuestros lideres una forma "socialmente aceptada" de violencia?, y...¿de que sirve esa violencia aprendida del líder al grupo?.


El comportamiento de todo el entorno desenfoca al emprendedor/ al cambio/ al crecimiento/ a la sucesión, y digo de TODO EL ENTORNO, tanto de quien realiza la acción sobre él, como de quien permite, como de quien colabora, como de quien mira a otro lado.... El Talento se castra siempre en grupo, una sola persona no tiene tanto poder...la sociedad, SÍ,......CAMBIEMOS ESTO, fuera violencia, vivamos en la abundancia, aprendamos a ganar y a hacer ganar al otro, quememos viejas cartografías, construyamos mapas que nos aproximen, decidamos realmente qué rutas queremos seguir, que puentes queremos quemar aplicando esencias, y qué escalera queremos subir!.


El coaching lo hace posible, te acompaña en tu propia re-educación, ayuda a definir y cumplir objetivos que te permiten alcanzar resultados volviendo a tu esencia, es decir, antes de que te cayeran los cántaros encima!.


En esta profesión animo a seguir un código ético asociativo, que la práxis del coach sea ética, ya que objetivo también lo tiene la manada en evitar que el novato intente "resolver" la situación, la diferencia siempre lo marca la ética, y la ética condiciona los resultados..... 


Desvelar el talento y crecer en competencias que nos permitan alcanzar resultados, que cambien "el panorama", que creen realidades que son necesarias..... ¿cuando empezamos?.


Y una última reflexión....¿en qué manada estas?...¿cual es tu comportamiento?...¿en qué te enfocas?....¿permites crecer o no dejas crecer y solo quieres crecer tú?, si es así, te das cuenta.......¿cuanto estas /estáis perdiendo de crecer?....¿cuantas pérdidas de atención, resultados, y tiempo?.


Anticiparos que en Marzo queda a vuestra disposición mi página profesional, que por razones técnicas ha tenido que retrasarse; www.anacelada.com.


Son de vida, seguirá existiendo y siendo mi blog mas personal, mi humilde resonancia compartida.


Un fuerte abrazo a todos, y gracias por hacerme resonar!.

Ana Celada.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada