martes, 4 de noviembre de 2014

¿Manipulas o enriqueces?

Manipular es un verbo que francamente no me gusta, viene a engrosar una lista de palabras que no son de mi agrado, seguramente por las vivencias que he tenido en torno a ellas que hacen darle un significado muy concreto.

En coaching "manipular" se usa como sinónimo de "acompañar a otro en su crecimiento", claro, esta similitud espero despierte por lo menos la responsabilidad del coach en su propia formación y autoconocimiento, ya que para poder "acompañar" sin "controlar sutilmente" por lo  menos hay que estar entrenado, conocerse, y saberse escuchar en tu propio ego. Se acompaña en la libertad del acompañado, para hacerle consciente de sus decisiones y repercusiones, desde el respeto, sin intervenciones ni posicionamientos, siendo él quien asume la responsabilidad, y siendo el quien diseña sus propias posibilidades, planes, estrategias, y acciones.

Voy a contarte lector una historia, de un pariente muy cercano, para poder trasladarte mi significado, y así espero ser entendida en relación al mismo.



Cuando uno tiene hambre, hambre de verdad, como se suele decir, se come uno "hasta las piedras". Pues vamos a imaginar cómo era el hambre en el Madrid de la reconstrucción......., donde un grupo de niños hermanos andaba deambulando en trabajos precarios para ayudar a la economía familiar, mientras "pasaban hambre". Y si, digo deambular, y digo niños, y digo hambre.....

Para mi hay pocas cosas que me enerven mas que la falta de respeto, una de ellas el hacer burla de lo ajeno, burda burla.

Uno de esos niños, el mas "echao pa lante", estaba trabajando de peón, mientras un grupo de jefecillos al uso apostaban entre ellos que aquel niño se comería "un cordero" entero ya que siempre lo veían "muerto de hambre", y el niño, que efectivamente andaba muerto de hambre, aceptó.

Me han relatado muchas veces la escena, desde la consciencia de ver la broma y la hombría en lo hechos, y desde la inconsciencia de la agresión burda de aquellos que en corrillo la prepararon. 

A aquel niño tuvieron que llevarlo al médico, después de servir de medio para ganar la apuesta de otro.......



¿Como habéis visualizado la escena?, ¿habéis visto manipulación en el sentido de acompañar y ayudar a saciar el apetito de aquel  niño?, ¿suponéis que alguien hizo traer a su consciencia la repercusión que la bacanal podría tener en su vida, en su educación, en su personalidad?, ¿creéis que alguien le hizo reflexionar sobre lo acontecido?, ¿alguien le preguntó cómo se sentía antes y después?, ¿aprendería aquel niño a gestionar su hambre o hoy en día seguirá siendo un adulto hambriento de todo lo que carece?, ¿cuantos le acompañaron, y cuantos le manipularon?.

Hay acciones que se emprenden desde la total inconsciencia, del daño sutil que se infringe y del daño sutil que se recibe por quien la realiza, lo que hacemos al prójimo nos lo hacemos a nosotros mismos. ¿De qué sirven las excusas/justificaciones en nuestra supuesta "honesta motivación"?. Toda acción trae sus consecuencias, quieras o no.

La línea en mi opinión está clara; enriquecer los acompañamientos con acciones que den frutos a favor del Ser del acompañado, que le hagan ser mas libre, cuidando nuestra motivación, sin guardarnos nuestra intuición. Claro, ¿como acompañar en Ser sino es desde tu Ser?, ¿te ves tu en Ser para poder acompañar?.

A aquel niño le sigue gustando el cordero.....


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada