domingo, 23 de junio de 2013

La Rebeldía del Amor.

Siempre resonó en mí la palabra “destino”, pienso que esto le ha pasado a mucha gente, porque quien no creció rodeado con esta palabra; “es el destino”, “cosas del destino”, “el destino lo dirá”…. al final para bien o para mal la “culpa” era siempre del destino, esto tenía su gracia, te quita responsabilidad, así podías seguir con tu mente atolondrada y ceder a pulsiones descontroladas según se te antojaran.

Sin embargo siempre vi el destino ligado a ciertas cosas que te vienen regaladas de serie, para bien o para mal. ¿Os habéis dado cuenta de cuantas huellas tenéis impresas que no son vuestras?. De este modo había destinos que acontecían y más que situaciones del azar eran una autopista de vía recta a un desenlace, no podría ser de otra manera dada las circunstancias que habían marcado “su destino”.



Lo significativo es darse cuenta de que esos destinos podrían haberse encauzado siendo la persona consciente de qué huellas son impresas. No dejan de ser influencias nocivas interiores que nos limitan, influencias que puedes erradicar con voluntad y con aprendizaje sobre ti mismo.

¿Como reaccionas habitualmente?, ¿que sucede en ti?, ¿que te lleva a reaccionar así?, ¿frente a que/quien estas reaccionando?, ¿que te estas diciendo?.... preguntándote aprendes sobre tí.

Y solo es una habilidad, anímate, está a tu alcance, la habilidad de hacer consciente un dominio sobre ti, busca tu proceder correcto, el tuyo, tu ser, deja el proceder correcto de otros que te han dejado esa huella que ha marcado tu destino. ¿Qué quieres? ¿Qué estás buscando? ¿Qué te hace feliz? ¿Qué te llena realmente?.

La vida nos ofrece amenazas, dudas, sin razón, ¿es esto cierto? Creo que no, son todo oportunidades que te hacen trabajar sobre ti mismo, para evitar tu inercia, reorientarte ante potencialidades tanto mentales como emocionales, son oportunidades para despertar de un letargo que te hace pasar tu vida desapercibido.

Tu corazón es tu mente, recibes lo que sientes, y con esto que sientes construyes tu destino, eres el verdadero arquitecto de tu vida. Pon causas positivas en tu vida y sobrevendrán efectos positivos, es el camino del rebelde contra un destino fatalista e inamovible, una rebeldía desde el amor.

Nadie dijo que fuera un camino fácil, aprender a vivir desde el corazón, aprender a amar desde tu ser, aprender a abrirte pese a los contratiempos inevitables de la vida, a veces duros como la pérdida de un ser amado, a veces placenteros como el encuentro entre almas.

Es un camino sabio, donde escuchar tus sentimientos a través de tu cuerpo y tus pensamientos. Es el camino que tú construyes para ti, abandonando el camino que otros te han trazado.

Anímate y construye!.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada