jueves, 10 de julio de 2014

LA SERENIDAD QUE DA EL DEJAR SER Y SABER SER

"Lo primero disculpas, el mes de Junio ha sido mes de exámenes, vacaciones, proyectos, y sobre todo de descanso y de algo que practico, Ser, y disfrutar de los Seres que me acompañan en este camino, en especial de una persona que es generosidad extrema, gracias".



Todo lo que rodea a la persona es claramente un reflejo de ella misma, de aquí que cada uno de nosotros, estoy segura, emprendemos una búsqueda constante de lo que se es, hasta que se encuentra.

En ocasiones esta ansiedad de buscar aquello que somos realmente nos lleva a "ver" lo que "es" como queremos que "sea", aquí el ego es un constructor de realidades tremendo. Esto, lejos de ser un problema es realmente una fuente de aprendizaje, una agradecida fuente de aprendizaje. La próxima vez que vayas a buscar ya sabes qué no hacer para encontrarlo.....jajaja....y con esto el ego también construye realidad!.

"Y lo mas curioso en lo que sucede, que refleja claramente la dualidad del ser humano. Un misterio de lucha a veces o de canalización de energía en otros casos, aquí depende del grado de conciencia".

La fuente (Ser) es un misterio a desvelar para algunos, para otros algo "real" que se percibe y que acompasa a la otra parte tan maltratada del ser humano que es la mente, tan infantil cuando se niega a escuchar a su Ser como si fuera un niño que no hace caso al maestro.


El coaching me sigue enseñando cómo ese Ser puede acompasar a la mente en su propio crecimiento, cómo dialogar con el caballo para  que sea el jinete el que dirija, cómo a su vez hacer que ese pura sangre pueda mostrar todo su esplendor e inteligencia de una manera sabia, haciendo que mientras el caballo disfruta con los pastos que va viendo, con los atardeceres, del agua limpia, del río..... el ser disfruta también con él de su libertad.... ya serena y  no alocada, pudiendo montar en él de una forma natural, no forzada, sin silla, sin riendas... sin nada.


La fórmula, muy sencilla, compasión y respeto, caballo y jinete se respetan, se quieren, se enamoran mutuamente.

Y es un buen ejercicio preguntarse, en tus decisiones, ¿te estas respetando?.... mas sutíl.... ¿a quién ofreces el respeto?, ¿a tu caballo o a tu jinete?, ¿que sucede en tí cuando faltas al respeto a alguno de ellos?. Es muy fácil, solo requiere conocernos, claro, para eso hay que practicar..... ese talento.

Os deseo a todos un feliz verano. Gracias.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada