viernes, 11 de octubre de 2013

Cuando el alma grita y la personalidad acalla.

Acabo de constatar que desde julio no escribo, parece mentira lo rápido que pasa el tiempo cuando lo estas saboreando. Han sido unas largas y apacibles vacaciones.

¿Os habéis dado cuenta cómo se saborea el tiempo?, ¿a qué sabe cuando sabe dulce?..... deja un regusto caliente y placentero, te deja la piel acariciada, y el olfato con aroma a flor de las que dibujan sonrisas..... mmm si, qué rápido ha pasado el tiempo.

Y ha merecido la pena, por la vivencia, el momento, las personas.... por la vida que ha transcurrido, y por la vida que ha dado.

Esto, ha sido un canto del alma, a ritmos distintos, según la circunstancia, y ha sido un placer dejar que cantara.

¿Os habéis dado cuenta cuándo canta vuestra alma?, ¿en qué tono?, ¿con qué orquesta?.

Triste observar, cuando veo que quiere cantar, y no se le deja y se acalla.

Son conflictos difíciles de dirimir, el conflicto entre la lógica y la intuición, entre el cambio y la estabilidad. Es el quiero  hacerlo pero no debo, me apetece pero no es el momento, me gustaría pero mejor lo dejo.....

¿Cuantas veces la estabilidad desde la creencia ha decidido por tí?, al final, ¿ha sido como pensabas?.

Seguimos vidas estructuradas, en base a vivencias pasadas, que determinan nuestras actuaciones por no querer repetir situaciones...... que ya han pasado, que ya has sufrido, de las que has aprendido, y desde la que estas decidiendo....... Y no nos damos cuenta...... ¿que estamos decidiendo ahora?, ¿de quien estamos hablando ahora?, ¿cual es nuestro papel en este momento?.

Os invito a vivir desde la percepción, no desde el pensamiento, y no por impulsividad, sino por reflexión, por reflexión percibiendo.

Por que, ¿que quiere tu alma?, ¿percibir o ser acallada?.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada